acceso a enlaces

La idea de Tiempo y Paciencia como destilería de aguardiente de orujo, esta basada en la tradición más antigua gallega, destilar el orujo Gota a Gota. Así hacían los aldeanos después de obtener el vino y vaciar las cubas, quedaba en ellas la piel y grano de la uva fermentado, llamado orujo o bagazo (bullo en gallego), y a los pocos días iniciaban su destilación con su alquitara (coloquial “el pote”).

Largas y lúgubres noches de otoño destilando al lado del fuego, contando viejas historias y aventuras mientras la “magia” convertía en líquido espirituoso, el vapor que exhalaba la uva calentada en la cazuela del pote.
Largas noches, si, para obtener 10…12 litros a lo máximo, de orujo cristalino, claro, transparente. Impregnado con el sabor y con el olor, con todo el esplendor de la uva del que procede.

Y después el pote peregrina de un aldeano a otro, para seguir obteniendo de la misma fuente, el “agua vitae” que les daba vida y fuerza en las fríos y laboriosos días durante todo del invierno.

De esta forma el Orujo Gallego ha logrado las máximas notas por su gran calidad.
Así es reconocido por el gran público y por los más exigentes expertos del país.

[Volver] [Buscar] [Imprimir] [Inicio] [RePag.] [AvPag.] [Fin]